Somos Belén y Steff, estamos en pareja hace tres años y somos las fundadoras de VAYU hace dos años y medio.

Si! VAYU fue uno de los frutos de nuestro amor, porque así surgió: de la necesidad del cuidado y la salud de nuestro cuerpo. Desde que nos conocimos compartimos el fanatismo por el cuidado personal y la cosmética. Eso fue lo que nos aventuró a conocer nuevas formas de consumo, ya que las tradicionales pocas veces nos ofrecían productos con un impacto responsable y, como además somos antiespecistas, que los productos sean libres de crueldad animal era y es lo primero que buscamos a la hora de consumir. 

Nuestro emprendimiento surgió paulatinamente a la vez que crecía nuestro amor y fuimos incorporando en VAYU (nombre que eligió Steff y significa viento en hindi) algunos productos para el consumo diario como jabones corporales y faciales. Como nuestro nombre lo indica pronto vino un viento o corriente innovadora de utilizar el shampoo en el formato sólido, así que este producto también fue uno de los fundadores y productos estrella desde que comenzamos, nos parecía ideal un producto para cuidar el pelo (cosa que nos encanta) que no produzca desechos ya que no contiene envase plástico y además tenga innumerables beneficios para el pelo y cuero cabelludo. 

Con el tiempo, nos fuimos asesorando e instruyendo cada vez más e incorporamos nuevos productos, el diálogo con nuestra clientela y estar atentas a sus necesidades nos inspiraron a incorporar y crear  nuevos productos. 

Uno de los factores y valores que desde el día uno tenemos presentes es poder ofrecer cosmética natural a un precio razonable y lo más accesible para todxs posible. Creemos que el verdadero cambio es posible si cada vez se pueden sumar más y comprar cosmética natural no sea una cosa de locos!